sábado

Noches

Ayer quedé con Carlos para hacer una cervecita. Él tenía que estudiar mucho y todo éso. Solo eso, nada más; una cervecita y a casa. Claaaro. Conzco a Carlos mejor que a mí mismo y desde el momento en que le llamé ya sabía dónde acabaríamos (y cómo). Pero vayamos por partes.


Quedamos en el Valhalla (que no es el mismo Valhalla de Mallorca). Fue una decisión táctica: para hacer una cerveza es mejor quedar en otros sitios con más luz y menos ruido, pero el Valhalla casi no tiene luz y la música está altísima. Condicionamiento subliminal. Así que después de la segunda cerveza a Carlos le entraron ganas de ir al Metal Zone, pero antes había que ir a emborracharnos.


Llegamos a Marina y la primera parada fue el bb+ dónde nos bebimos un cubalitro ron-cola y unos osos cavernarios... quiero decir mataosos. Hablamos con la dueña acerca de que ahora la policía quiere cerrar todos los bares de la zona por que quieren construir edificios de viviendas y, lamentablemente, parece que lo están consiguiendo.


Ahora ya estabamos listos para metal extremo (esa era la temática de ayer). Cuando llegamos el Metal Zone estaba casi vacío, los viernes casi no hay gente, pero cuando avanzó la noche la cosa no estuvo tan mal. Recuerdo que en un determinado momento Carlos fue a pedir una canción (aunque sabe que nunca se las ponen), la cosa fue algo así:

-Carlos: ¿Podéis poner Amon Amarth?
-DJ, sonriente: Está sonando Amon Amarth ahora mismo.
-Carlos, rojo de verguenza: ¿Podéis poner The pursuit of vikings?
DJ, pedante: ¿No estás cansado de escucharla?

Para los que no vayan mucho al Metal Zone, The Pursuit of Viking es una canción muy típica, la ponen casi siempre; y casi tiene más fama la canción que el grupo. Es como si en un determinado momento estuviese sonando Beautiful People de Marilyn Manson (Q.P.D.) y fueséis a pedir Sweet Dreams. Si no le pilláis la gracia ni con esa perfecta analogía que os den por el agujero oscuro.


Más tarde se me planteó una situación vital. Carlos estaba ya completamente borracho y yo estaba borracho (a secas). Recuerdo pensar llegar a ese punto donde siempre me paro. Hace años que aprendí a reconcer ese punto, el punto a partir del cual pierdo el control. En general no paso ese punto (aunque lo hice el viernes pasado). Recuerdo tomar la decisión consciente de pedir un cubata... y después no recuerdo nada más. Tengo flashes de pedir birras para mantener el nivel, o estar fuera con Carlos vomitando y yo con un cubata en el bolsillo. Sí, en el bolsillo, con vaso y todo; y no se derramó.


Acabó la noche, nos comimos las patatas de rigor y para casa. Me he despertado a las tres encima de la cama (y no dentro, como debería ser) totalmente vestido y con la luz encendida.


Por cierto Carlos, la canción que no se nos quitaba de la cabeza en el metro hacia Marina es Stabbing the drama de Soilwork. Los veremos en directo en el Getafe Electric Festival dentro de dos semanas.

2 comentarios:

LoveBuzz dijo...

A Carlos un día se le fundirá la garganta si sigue potando tanto xDD

Havoc dijo...

xDDDDD

Joder luas tienes razón...necesito un trasplante de garganta :P

Vaya noche mas loca xD, pero me encantó porque fue supercompletilla, valhala, bb+ (+ torrada policial), metalzone, potar, y ricas patatas con ketxup xDD.

Es que es glorioso, se puede pedir algo mejor? (bueno, alomejor se podria quitar el potaje xD)

Saludos!