domingo

Getafe Electric Festival 2008 II

Continuemos donde lo dejamos. Si no recuerdo mal acabábamos de dormirnos tras un viernes agotador.


Me despiertan unos ruidos. Son las once de la mañana. Mientras mi mente se despeja reconozco las voces de mis colegas, ¿cómo pueden estar despiertos tan pronto? Rezongo un poco en la tienda, pero no mucho después vienen a tocar los cojones para que me levante. En nombre de Morfeo yo os maldigo.


La idea del sábado era acercanos a un supermercado que sabíamos que andaba por allí y comer algo barato ya que los precios eran abusivos, además de comprar alcohol y agua para ir tirando durante el día. Después de caminar unos veinte minutillos o así siguiendo las indicaciones de los transeuntes con los que nos ibamos cruzando llegamos al Lidl. Cogimos un carrito y manos a la obra: Hambuerguesas envasadas, patatas fritas, zumo, dulces, birra, una garrafa de agua, un par de colas y muchos litros de vino. Ya eran sobre las dos así que nos sentamos en el parking del supermercado a comer y a beber una birras (igual que varios grupos más de jóvenes en la misma situación que nosotros). Aquí me encontre a un colega que a veces se pasa por la tienda.


Habiendo comido y descansado volvimos hacia el campamento. La vuelta a pleno sol y cargando las bolsas fue bastante dura, pero llegamos. Nos apalancamos en el "patio interior" que formaba la disposición de las tres tiendas y empezamos a darle al bebercio. Juanlu había traído unos vasos de litro de esos tan típicos de bares cutres (a.k.a. cubalitros a.k.a. minis). Nos reímos un rato de los nombres de las bebidas, a saber: Siti-Cola y vino Jarroalegre; aunque las risas se acabaron al probar la mezcla. Era un poco suave para ser kali, miramos la botella de vino: 4'7º. ¿Qué cojones? Habíamos comprado tinto de verano en vez de vino, por eso era tan barato. No tenía ni idea de que vendieran tinto de verano ya envasado; qué cosas. Al final nos bebimos el tinto de verano solo y abandonamos la Siti-cola a su suerte.


Estábamos bebiendo y fumando tranquilamente, tirandos alrededor de una montaña de bolsas del Lidl. Sin saber nadie por qué a Andreu le entró un ataque de risa, al que sin poder evitarlo me sumé. Poco después estábamos todos partiéndonos. De repente Andreu se pone a toser y, inesperadamente le vino una arcada y dejó una bonita mancha en la tienda de una muchacha. Se me saltaban las lágrimas de la risa. La cosa iba bastante bien, pero de repente a Xavi le entraron las ganas de moverse. Por supuesto Andreu y yo que estábamos bebiendo a gusto y Juanlu que se echaba la siesta le mandamos a tomar por culo, pero convenció a Carlos y se acabaron pirando a la zona de conciertos. Aparte del hecho de lo tirados que estábamos, viendo lo cansados que acabamos el día anterior, prefería no ir demasiado pronto a la zona de conciertos para no estar demasiado cansado en el concierto de Metallica.


A eso de las seis, ahora sí, fuimos tirando los demás para la zona de conciertos.Nos habíamos perdido Eths y Mnemic, cosa de la que me arrepiento un poco por que últimamente he estado escuchando Eths y está chulo. A cambio íbamos un poco borrachos, y eso siempre está bien. Cuando intentamos llamar a Carlos y Andreu descubrimos que no teníamos batería. Ya los encontraríamos. Llegamos justos para ver a Soilwork, eso no podía perdérmelo. Fui convenciendo a Juanlu y Andreu a entrar llegar a las primeras filas en las que había dos grandiosas ollas. Al final lo conseguí y nos metimos Andreu y yo. Estaba yo saltando y rebotando cuande de repente veo a Xavi corriendo hacía mí. Ya los habíamos encontrado. Estuvimos largo rato en la olla Andreu, Xavi y yo; Juanlu que llevaba mochila y Carlos que no le gustan las ollas se quedaron en el límite esperándonos. Soilwork acabó y fuimos a descansar mientras sonaba Queensryche.


Habiendo descansado fuimos tirando a escuchar a Within Tempation en el escenario uno para pillar sitio para Metallica que era en el mismo escenario. Todo lo que puedo decir de Within Temptation es que es bastante malillo y además hacían playback. Un insulto.


Mientras sonaba Machine Head en el escenario dos nos quedamos en el uno para pillar un buen sitio para Metallica. Hora y media después empezaron. Los reyes, los amos, dioses. Nada más empezar pasó lo mismo que en Rage Against the Machine: había unos capullos empujando a la gente solo para joder, pero nada podría empañar un concierto de Metallica. Entre los empujones acabamos cada uno por su lado y estuve perdido un rato hasta que encontré a Juanlu y Carlos. Del concierto solo puede decir que fue un jodido orgasmo. Tocaron las mejores y no hay palabras para describir la sensación de oír en directo Master of Puppets o Enter Sandman o Seek and Destroy o Nothing Else Matters. Fueron algo más de dos horas casi mejores que el sexo, y eso es decir mucho.


A la salida nos encontramos primero con Andreu y después con Xavi. Fuimos tirando hacia el campamento. Durante la madrugada se piraron Andreu y Juanlu que pillaban el avión prontito. Por la mañana nos fuimos los demás, dejamos a Carlos yendo hacía el aeropuerto y Xavi y yo nos quedamos dando vueltas por Madrid con las tiendas al hombro. Comimos unas tapitas, nos comimos unos deliciosos polos en el retiro y sobre las siete fuimos al aeropuerto. Xavi cogió su avión. Y yo me quedé solo.


Lo primero que hice fue comprar un libro. Me estiré por allí ya que era un engorro pasear mi equipaje por todo, y pasé toda la tarde y la noche tumbado por el suelo del aeropuerto. No durmí muy bien que digamos, ya podrían apagar las luces por la noche. Además a primera hora de la mañana, como a las siete, había unos molestos camiones-grua cambiando carteles. Me compré un bocadillo y un café y seguí a lo mío. A las once facturé las maletas, por fin un poco de libertad de movimiento.


El avión salió con retraso, así que no pude pasar por casa: tenía que ir directo a trabajar para no llegar tarde. Cosa inevitable ya que me habían cambiando el horario por uno a dos horas más temprano y yo no lo recordaba; intentaron avisarme, pero no tenía batería en el móvil. Llegué al curro cargado con los trastos, sin haberme duchado en tres días, apenas sin haber comido nada en dos días y habiendo dormido fatal una semana entera. No sé como no caí muerto al instante, pero ya sabéis, soy inmortal.


Llegué a casa a las ocho y dormí. Lo necesitaba desesperadamente. Dormí hasta reventar la cama.


Conclusiones:


En general estuvo de puta madre. Buenos amigos, buena música y en general reinaba muy buen rollito. Me lo pasé muy bien y disfruté como un niño. La experiencia de escuchar algunos de mis grupos favoritos en directo es inolvidable.


Lo malo es que había gente que no iba allí a escuchar música. Había mucho capullo tocando los cojones, mucho drogata metiéndose rayas en medio del concierto. Pero supongo que es inevitable. Quiero decir, es un festival. Si vas a un concierto solo de Metallica seguro que solo encuentras fans de Metallica que van única y exclusivamente para escucharlos. Pero siendo un festival de dos días con muchos grupos de varios estilos y zona de acampada, te encuentras gente que va a pasar un finde de excesos. Eso no está mal de vez en cuando, pero me parece mal que tengan que joder a la gente que solo va a escuchar a sus grupos favoritos.


Más cosillas malas, no muy graves, pero que siguen estando ahí:


La comida y la bebida en el festival eran demasiado caras. Si pago 130 euros para un concierto espero al menos poder beberme una birra a un precio decente. Pero no, nunca se cansan de sangrarnos.


Además estaba todo muy lejos. Para ir del aeropuerto hasta Getafe hora y media de metro. Desde la salida del metro hasta la zona de acampada cuarenta y cinco minutos caminando. Desde la zona de acampada hasta la zona de conciertos hay que coger un bus. Si el año que viene repetimos a lo mejor estaría bien coger un coche de alquiler.


En defenitiva, los conciertos increibles, un montaje y organización muy buenas (de todos los grupos que vimos, solo RATM empezó tarde) , pero todavía hay cosas que podrían haber sido mejores.

1 comentario:

delitosliricos dijo...

Todo puede mejorar, pero sin duda, tu mejor sabor de boca es haber asistido NO?
;)
Salu2!!!